Fragancias Orientales

Exquisitas combinaciones de maderas, vainillas y especies tipicas del Oriente.

La creación de Jicky de Guerlain en 1889 supone el nacimiento de los perfumes orientales que inicialmente designaba a las fragancias con notas asociadas a la vainilla, las habas tonkas y las resinas de olor dulce como la mirra, el opoponax o el benjuí.

Este perfume, considerado el primer perfume emocional, logró añadir una nota fresca clásica basada en la bergamota y la lavanda. La forma definitiva del acorde oriental llegó con el lanzamiento de Shalimaren 1925, también de Guerlain, marcando el escenario olfativo de los perfumes orientales posteriores.

En la actualidad, el término oriental engloba al exótico origen de estas materias que evocan los olores, colores y sabores de oriente. Las creaciones que pertenecen a esta familia suelen ser fragancias dulces, intensas, cálidas y sensuales.